Hoy es viernes 15 de diciembre de 2017 y son las 10:51 hs. Las opiniones o juicios vertidos en éste espacio, por entrevistados, columnistas, oyentes o seguidores de Kiosco Radio, son de exclusiva responsabilidad de quienes las expresen. No representan necesariamente el pensamiento, ni la línea editorial del medio.
2 de diciembre de 2017
Como te venden (proveedor), como vendes (vos) y como vende (tu empleado), la clave del éxito.
Cualquier persona puede vender, pero no a cualquiera le compran, este es el punto base en el conocimiento de los verdaderos vendedores: "al vendedor le deben comprar".

Parece muy obvio hasta que evaluamos cómo operan los vendedores en el punto de venta. Hallamos demasiados malos vendedores, y pocos buenos vendedores para considerar que esto tan básico está en la mente de quienes están al frente de un kiosco. 

Cada lugar de venta tiene sus requisitos propios según el negocio y condiciones de mercado, cada vendedor tiene su perfil único que responde a las necesidades de los clientes y del kiosco, sin embargo podemos mencionar algunas características claves en el perfil del buen vendedor que deberían guiar a cualquiera de nosotros para saber si somos buenos o malos, frente a los clientes. 

Perfil general del buen vendedor 

Un buen vendedor, vende y no despacha.

Planifica sus objetivos y metas 
Para todo vendedor lo anterior implica autoimponerse objetivos y metas de trabajo. Después se esfuerza por alcanzarlos en cantidad de clientes que va a atender y a cuántos va a recuperar. 

Trabaja con orden y sabe que su trabajo es estar con los clientes. El vendedor exitoso no depende de la suerte y de la improvisación, por ello en una atención  no escatima esfuerzos para alcanzar sus objetivos. No le teme al sacrificio. Domina su voluntad. Pone su carácter en acción. 

Sabe que ese es el precio que debe pagar para obtener sus objetivos y metas más ambiciosas. 

Generar confianza ante el cliente 
Gran parte del trabajo de un vendedor se concentra en su capacidad de generar confianza. La venta es un acto de confianza mutua entre el cliente y el vendedor. La decisión del cliente es un acto que contiene múltiples aspectos psicológicos y racionales. En el mercado de la golosina la decisión de compra es impulsiva por parte del consumidor, mientras que venta del proveedor es mas racional, es decir, está seguro de lo que está haciendo. El trabajo del vendedor, en primera instancia, es crear ese ambiente de familiaridad que necesita el comprador para depositar su confianza en él, en su producto y en general en lo que ofrece. Para poder generar estas condiciones de confianza, el vendedor debe él mismo tenerla, puesto que nadie puede dar lo que no tiene. 

Tres son los pilares sobre los que reposa la capacidad del vendedor de generar confianza: 
1. Confianza en el producto. 
2. Confianza en su negocio. 
3. Confianza en sí mismo. 

Transmitir convicción 
Si el vendedor no está convencido de que su producto o servicio es el mejor del mercado y de que su kiosco brinda el mejor servicio: ¡Cómo puede esperar que su cliente se sienta de esa manera! 

A menos que el vendedor crea que su oferta ofrece las mejores ventajas y agrega gran valor a la vida de sus clientes, no podrá poseer el poder de persuasión necesario para desarrollar un proceso exitoso en ventas. 

Conectarse con el cliente 
Hacer preguntas al cliente, pero preguntas relevantes. Escuchar atentamente sus respuestas, y atento no es estar pensando en otras cosas. 

Pónerse en el lugar del cliente: en su cabeza, en su bolsillo, en su corazón. Pensar en qué puede ayudarlo. Identificar necesidades. Exponer beneficios. Hacer que el cliente se sienta seguro. 

Ningún vendedor venderá nada hasta tanto no se gane la confianza de su cliente. Demostrar verdadero interés por las aspiraciones del cliente. 

El cliente debe percibir que el vendedor está interesado, verdaderamente, por su problema. 

Promocionarse con el cliente 
Antes, durante y después de la venta, transferir la idea de que ud. es la persona más indicada, para que él le compre. 

Si logra vender sus servicios de manera exitosa no sólo la venta del producto será mucho más fácil de realizar, sino que es posible que haya creado un cliente de por vida. Si no se logra esa conexión, esa cercanía, ese ambiente de confianza, no importa qué tan bien conozca el producto porque la venta será extremadamente difícil. Si no se logra esa conexión, significa que el vendedor no ha encontrado el método apropiado para comunicarse con su cliente. 

Empatía 
Empatía es la capacidad de crear una buena relación con el cliente visualizando estar en su situación (ponerse en sus zapatos). En este sentido es la habilidad de interpretar las necesidades y sentimientos del cliente, de generar confianza, de crear ese clima de cordialidad y distensión que necesita para comprar. 
 

Proyección de cierre 
La proyección debe interpretarse como la capacidad de resolución, de concreción, de cierre que se debe tener en una venta. 

Es la agresividad “sana” que debe cultivar todo vendedor para poder ayudar al cliente a tomar una decisión. 

Enfoque integral en el cliente 
El vendedor no debe creer que su objetivo es lograr nuevos clientes. 

No hay nada más alejado de la realidad de la función exitosa en ventas que pensar exclusivamente en los nuevos clientes, pues es bien sabido que los ingresos de un local dependen, básicamente, de tres fuentes: 

1. Obtener nuevos clientes 
2. Vender más a los clientes actuales 
3. Recuperar clientes perdidos 

No hay más formas que éstas de incrementar las ventas, y el vendedor debe comprometerse con cada uno de estos aspectos. Por esto el vendedor tiene tanta responsabilidad en obtener nuevos clientes como en mantener satisfechos a los actuales y aún más, tiene la obligación de recuperar clientes que han dejado de serlo para sus productos o servicios.

Más de las dos terceras partes de los clientes que se pierden aducen que han dejado de serlo por motivos que nada tienen que ver con la calidad del producto, ni con su precio. 

El verdadero motivo de la pérdida de clientes es la percepción que tienen del kiosco, de no mantenerlos contentos, satisfechos y de no hacerlos sentir importantes. 

Preocupación por la percepción del cliente 
En este aspecto no es tan importante lo que piensa el vendedor de su producto, sino la percepción de calidad que experimenta el cliente. 

El precio es el significado monetario del valor percibido por el cliente. Si el cliente percibe gran valor en la propuesta del vendedor, y proporcionado respecto de su precio, no dudará en concretar la atención  en un acuerdo. No le parecerá caro y no surgirán objeciones al respecto. En este sentido, el vendedor con su trabajo puede ampliar el valor percibido por el cliente o, por el contrario, reducirlo. 

Esta forma de ver la relación percepción y ventas es precisamente una fórmula de éxito en el mercado: Satisfacción = Percepción versus Expectativas. Es decir, la Satisfacción es el resultado de lo que Percibe el cliente respecto de sus Expectativas (se cumplieron todas, más o menos, o ninguna). 

En la medida que nos esforcemos por superar las expectativas de los clientes tendremos clientes satisfechos. 

La motivación personal 
La palabra “motivación” proviene de “motivo”, de “motor”. Es aquello que mueve a alguien a hacer lo que hace o a hacer lo que tiene que hacer. Son las causas más profundas de una firme voluntad. 

La motivación no significa el estado de ánimo de una persona para hacer lo que decidió hacer. Tampoco significa el entusiasmo pasajero de alguien al que las cosas le están saliendo ocasionalmente bien. 

Operar en un nivel de alta motivación distingue a un vendedor ante sus clientes, genera confianza y vende. El ubica al cliente en primer lugar y trata de satisfacer su necesidad superior de servir, y de esa manera ayuda mejor a su cliente. 

Perfil general del mal vendedor 

Un mal vendedor, despacha y no vende.

De manera general, si nos encontramos con un mal vendedor con las características que siguen podremos predecir que afectará negativamente al negocio, que podría dañará la imagen del kiosco e incluso podría provocar problemas legales con los clientes y/o con los proveedores. 

Soberbia 
La soberbia es el peor enemigo del vendedor. Tiene varias manifestaciones. El engreimiento, el creer que se las sabe todas y que nada puede aprender del cliente ni de los compañeros.

Mirar por encima de los hombros al resto incluyendo a su superior, la altanería de considerarse mejor que los demás, etc. 

Es clínicamente imposible para alguien con un alto grado de soberbia poder desarrollar la empatía, esa capacidad que deben tener los vendedores para interpretar bien las necesidades de los clientes y para establecer una relación "de verdad" con los demás. 

El soberbio culpa su falta de éxito a los clientes o a su empleador. No tiene la humildad de reconocer errores en su gestión, por lo tanto tampoco puede corregirlos (si no se reconoce algo, no se puede modificar porque se esta negando su existencia). 

Pesimismo y negatividad 
Una persona pesimista no puede alcanzar objetivos. Antes de empezar ya siente y piensa que perdió. No se va a esforzar porque no vale la pena para él. Abandona a un cliente cuando no se le ocurre cómo cerrar la venta. 

Sus comentarios giran en torno de la derrota y pesimismo ("para qué más", "está bien así", "total no va a querer", etc); y todo ese sentimiento se lo transmite a sus clientes durante el proceso de atención. 

Egoísmo 
Si durante un proceso de atención el vendedor es incapaz de salir de sus propios intereses para introducirse en las necesidades de su cliente, es un vendedor egoísta. 

Una persona egoísta difícilmente logrará establecer una buena relación con su cliente porque percibirá en el vendedor sólo la necesidad de venderhttps://o1.t26.net/images/space.gif.

Tratará de escucharlo por respeto, pero aunque el vendedor esté desarrollando una perfecta exposición de su propuesta, él pensará qué decirle para poder retirarse cuanto antes. 

Ser desagradable 
A nadie le interesa estar con alguien con quien no se siente a gusto. Mucho menos establece una relación de atención con alguien que no sea digno de su confianza. En realidad, en la atención, el vendedor es la cara del kiosco, y si el cliente tiene una mala percepción de él pensará que el kiosco es igual. 

y por ultimo, a modo de resumen…

Para generar una buena imagen debemos partir de este preconcepto: 

Si tu cliente valora más el intelecto, necesitamos vendedores de intelecto agudo. 
Si tu cliente valora más la experiencia en el rubro golosinas y afines, necesitamos vendedores experimentados en dicho rubro. 
Si tu cliente valora la franqueza, necesitamos vendedores sinceros. 

Y así sucesivamente, según sea el tipo de cliente que tienes.

 

 

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








HOY ES

 
Viernes 15 de Diciembre de 2017
 

LA RADIO EN VIVO

 
 
 

HORÓSCOPO

 
Piscis
PISCIS (del 20 de febrero al 20 de marzo)

Deberás atravesar momentos de muchos nervios durante la mañana de la jornada de hoy. Esto te dejará tenso por le resto del día. Prepárate para vivir una noche especial. Las vibraciones son de lo más positivas para el amor y la conquista. Disfrútala. Debes intentar ser menos severo a la hora de juzgar a tus subordinados, especialmente a los más inexpertos.Sugerencia: De nada sirven los arrepentimientos en la vida. Lo que ha sucedido no cambiará solo porque te lamentes de haberlo hecho. No mires atrás.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.30
17.70

 

NUESTROS OYENTES

 

 

RadiosNet